Derechos Humanos e Igualdad de Género

 

Meta para el programa estratégico del programa de UNFPA 2008-2011: Avance en la igualdad de género y mujeres y adolescentes empoderadas para el ejercicio de sus derechos -particularmente los reproductivos- y para tener una vida libre de discriminación y violencia.

La igualdad de género y los derechos humanos

La igualdad de género es, antes que nada, un derecho humano. Además, es una condición indispensable para el desarrollo y la reducción de la pobreza. Las mujeres empoderadas contribuyen de manera importante a la salud y productividad de sus familias y comunidades y, con ello, también mejoran las futuras posibilidades de sus hijos. No obstante, la discriminación hacia las mujeres y las niñas -incluyendo la violencia basada en el género, la discriminación económica y en salud reproductiva y las prácticas tradicionales perjudiciales- continúan profundamente arraigadas.

La igualdad de género es uno de los ocho ODM y es un elemento clave para poder alcanzar las metas propuestas por los otros siete.

Expresiones de las desigualdades de género en América Latina y el Caribe

La mayoría de las personas pobres en América Latina y el Caribe son mujeres y jóvenes menores de 30 años. En especial, mujeres de sectores rurales, indígenas y afrodescendientes. Casi la mitad de las mujeres mayores de 15 años carece de ingresos propios; el número de hogares monoparentales encabezados por ellas se ha incrementado y los hombres dedicados al trabajo no remunerado son una minoría. El desempleo femenino y la proporción de mujeres ocupadas en sectores de baja productividad siguen siendo sistemáticamente superiores a los de los encontrados en el sector masculino, y en algunos países incluso se han incrementado. A pesar de la creciente integración de las mujeres al mercado laboral, la proporción de hogares pobres con jefatura femenina pasó del 27% en 1990 al 36% en el 2005.

Existe una relación directa entre pobreza y embarazo en adolescentes. El inicio de las relaciones sexuales y las uniones en una etapa temprana, a menudo contribuyen a perpetuar los círculos de pobreza; dificultan el acceso de niñas y adolescentes a oportunidades y al desarrollo de capacidades que les permitan insertarse activamente en la vida productiva y social.

La violencia por causas de género afecta a un número elevado de mujeres. Es una de las manifestaciones más extremas de la desigualdad y la discriminación. Es la vulneración más extendida de sus derechos humanos y constituye un obstáculo para el desarrollo productivo y democrático.

Políticas de Igualdad de Género

En los últimos años se han elaborado planes o políticas nacionales de igualdad que han contribuido a la institucionalización de la igualdad de género como un principio y a la vez una meta de los gobiernos de América Latina y el Caribe. UNFPA ha brindado apoyo técnico y financiero para la elaboración e implementación de muchas de ellas.

Continuar con el apoyo para la transversalización de género en las instituciones estatales y para el desarrollo de capacidades de las instituciones regionales y subregionales para integrar la igualdad de género y los derechos reproductivos en las políticas de desarrollo, constituye una prioridad en el marco del Programa Regional 2008-2011 del UNFPA.

Respuesta a la Violencia de Género

La violencia de género representa uno de los principales problemas que enfrentan las mujeres en la región. Es una de las manifestaciones más extremas de la desigualdad y la discriminación y es la vulneración más extendida de sus derechos humanos. Aunada a la condición de pobreza, constituye un obstáculo a su pleno desarrollo y una seria limitación para el avance productivo y democrático de las sociedades.

En este campo, UNFPA LACRO ha desarrollado gran cantidad de acciones de asistencia técnica y financiera con el fin de crear o fortalecer mecanismos y capacidades para la atención y prevención de la violencia de género.

En lo que se refiere a la violencia sexual, se documentan porcentajes que van desde el 6.4% en República Dominicana al 15.2% en Bolivia. Sin embargo, cabe suponer que hay un importante subregistro debido a las dificultades para denunciar este tipo de agresiones.

UNFPA LACRO ha enfocado su Programa Regional 2008-2011 a la prevención de la violencia sexual, tema que aún constituye un tabú en las sociedades latinoamericanas y del Caribe.

Hombres y masculinidades

El Programa de Acción de la CIPD (1994) planteó como uno de sus objetivos la necesidad de alentar a los hombres a que se responsabilicen de su comportamiento sexual y reproductivo y a que asuman su función social y familiar.

Es por ello que el UNFPA ha estado plenamente comprometido con la promoción de la participación de los hombres en el cuidado de la salud reproductiva y el acompañamiento a la maternidad, así como con la creación de programas dirigidos a hombres con el fin de prevenir la violencia de género contra las mujeres.

En conjunto con la OPS, UNFPA ha trabajado en la elaboración de modelos de atención de la violencia con hombres, dirigidos a los ministerios de salud. También ha apoyado acciones puntuales de prevención de la violencia y promoción de programas sobre masculinidades, en países como Belice, Costa Rica, El Salvador y Perú  y apoya Foros de discusión sobre estos temas, como el llevado a cabo en Brasil en marzo de 2009.

Derechos Humanos

El respeto a los derechos humanos -entendidos como atributos de la persona humana por su condición de persona, inalienables, indivisibles e imprescriptibles- constituyen hoy en día un reto fundamental para la comunidad internacional. El deber de los Estados de garantizar y respetar los derechos humanos, con frecuencia es incumplido en detrimento de las condiciones de los derechos y condiciones de vida de miles de personas. 

Es por ello que desde hace algunos años, la ONU, más allá de contar con organismos especializados en la materia y con gran cantidad de resoluciones dirigidas a llamar la atención de los Estados sobre sus deberes en esta materia, ha venido impulsando también la incorporación de un enfoque de derechos humanos en sus procesos de programación y en sus acciones.

El UNFPA ha asumido este mandato y ha tomado los derechos humanos como un eje central en sus acciones, al mismo tiempo que desarrolla programas dirigidos a la información y capacitación sobre derechos humanos. La Oficina Regional para América Latina y el Caribe incorpora en su Programa Regional 2008-2011, una línea de acción importante dirigida a la difusión y el respeto de los derechos humanos, con énfasis particular en pueblos indígenas y afrodescendientes.
 

Sistematización y lecciones aprendidas de la iniciativa "Salud y Justicia para las mujeres ante la violencia sexual en Centroamerica".

Violencia sexual en El Salvador, Guatemala, Honduras y Nicaragua: Definiciones, datos, recomendaciones e indicadores.