Planificación Familiar

Trabajando para que cada embarazo sea deseado 

Trabajando para que cada embarazo sea deseado 

Una mujer bien informada es una mujer empoderada, capaz de determinar su futuro; con la facilidad de tener acceso a la planificación familiar, tiene la oportunidad de romper barreras como la pobreza y la desigualdad de género, al igual que prevenir significativamente complicaciones a su salud. Las necesidades, aspiraciones y circunstancias de cada mujer, son factores basados en los derechos humanos que permiten que exista una decisión libre y responsable de cuántos hijos tener y cuándo tenerlos.

La planificación de la familia es un derecho humano, por consiguiente, debe estar al alcance de todos quienes deseen ejercerlo. Sin embargo, la realidad es que este derecho no está al alcance de todos, especialmente de aquellos que viven en condiciones vulnerables. Obstáculos tales como la calidad y disponibilidad de los suministros y servicios, unidos a las limitaciones de carácter socioeconómico son parte de una problemática persistente que tenemos que superar con urgencia.

Más de 220 millones de mujeres en países en vías de desarrollo que no desean quedar embarazadas, carecen de un acceso a métodos anticonceptivos eficaces y a información y servicios de planificación voluntaria. Se ha registrado que alrededor de 80 millones de mujeres han tenido un embarazo no deseado y por lo menos una de cada cuatro ha recurrido a un aborto, que ha puesto su vida en riesgo. La planificación familiar disminuye las tasas de  embarazo no deseado, y a su vez, la necesidad de recurrir al aborto inseguro, que representa el 13% de la mortalidad materna mundial.

La falta de acceso a la planificación familiar vulnera el derecho a la salud de todas las mujeres, en particular de las adolescentes, ya que tienen más posibilidades de morir durante el parto y de dar a luz un niño prematuro o con peso bajo al nacer. Cuando se enteran de que están embarazadas, muchas adolescentes abandonan  la escuela, lo que les resta oportunidades de estudiar y desarrollarse, y de ingresar al mercado laboral, lo que tiene consecuencias para ellas, sus familias y su la comunidad.

Nuestro Desafío

En materia de planificación familiar, la región de América Latina y el Caribe tiene un desafío importante que debe asumir, a fin de que los países mejoren la seguridad del suministro de productos de salud reproductiva, incluyendo los anticonceptivos. Aunado a ello, es imperativo que la calidad de los servicios sea alta, de modo que las mujeres que utilicen esos servicios de planificación familiar, accedan a los mismos de manera permanente y no sufran las desafortunadas consecuencias de un uso descontinuado. Para que esto sea posible, es necesario que los proveedores de servicios de salud sexual y reproductiva asuman la responsabilidad de la calidad de los mismos.

Parte del desafío que se enfrenta en el campo de la planificación familiar apunta hacia la necesidad de ofrecer un servicio que esté mucho más en sintonía con los cambios en el comportamiento sexual. Una mayor variedad de opciones en cuanto a la combinación de métodos que utilizan, la gradación en las dosis de hormonas y la posibilidad de recurrir al condón femenino, son solo algunas de las necesidades que presentan las mujeres hoy en día; existe también la necesidad de incorporar el método quirúrgico voluntario para hombres; atender las necesidades de los y las adolescentes, en situaciones en las que se está dando una baja en el promedio de edad de inicio de las relaciones sexuales y cambios en los patrones culturales de las relaciones (menos parejas estables, mayor número de compañeras/os sexuales), forma parte de esta nueva complejidad en la atención al tema de planificación familiar.

La Oportunidad

En la región de América Latina y el Caribe, la proporción de mujeres de 15 a 49 años, casadas o que viven en relación de pareja, con necesidades de planificación familiar insatisfechas es de 10% para América Latina y 17% para el Caribe. La tasa de prevalencia de métodos anticonceptivos de cualquier tipo es de 74% para América Latina y de 61% para el Caribe. El uso de anticonceptivos modernos es de 67%.

Las nuevas tendencias de comunicación son una herramienta con la fuerza necesaria para transformar la cultura, empezando desde los y las jóvenes, poniendo a su alcance información vital para que tengan la posibilidad de acceder tanto a métodos anticonceptivos adecuados como a una educación sexual integral. En  América Latina, los partos de madres adolescentes han disminuido, pero la cifra sigue siendo considerable. En promedio se dan 80 nacimientos por cada 1000 mujeres jóvenes al año.

Nuestra Estrategia

El UNFPA desarrolló en el 2013 una estrategia denominada “Choices, Not Chance” (Opciones, No al Azar), la cual se mantendrá vigente hasta el año 2020. La misma describe el marco de la Organización por medio del cual, sumado a los esfuerzos que se realizan junto al sector gubernamental y a socios estratégicos desde la óptica de la empresa privada, se les brindará ayuda a los países a lograr el acceso universal a la planificación voluntaria de la familia basada en los derechos humanos.

El objetivo del trabajo es fomentar y apoyar servicios de planificación familiar de calidad, en los que se garanticen los derechos como el acceso a la información y métodos para que las personas puedan tomar decisiones informadas en lo que a planificación familiar se refiere.

El UNFPA está contribuyendo con los compromisos globales que se traducen en mejorar significativamente las capacidades de cada persona de tener hijos cuando se opta por tenerlos, no al azar, transformando vidas, comunidades y países, poniendo la salud reproductiva al alcance de toda persona.

Desde sus inicios el Fondo de Población de las Naciones Unidas ha sido un catalizador fundamental en el éxito de que el promedio global de fecundidad se haya reducido a la mitad, respondiendo a las peticiones de los países en desarrollo de apoyar el progreso e implementación tanto de programas como de políticas de planificación familiar voluntaria, contribuyendo con un mundo donde cada embarazo sea deseado, honrando así un compromiso internacional de proteger los derechos de toda mujer, todo hombre y todo joven de poder tomar una de las decisiones fundamentales de su vida.

Más Destacados:

Choices Not Chance: Estrategia de Planificación Familiar del UNFPA, 2012-2020
Programa Global para el Apoyo al Aseguramiento de los Insumos de Salud Reproductiva
 

Otros Recursos:

¿En qué consiste el Programa Global de Aseguramiento de los Insumos de Salud Sexual y Reproductiva?