Población y Desarrollo

Apoyando la generación de oportunidades para que las personas estén al centro de la agenda del desarrollo

Apoyando la generación de oportunidades para que las personas estén al centro de la agenda del desarrollo

La mejor forma de garantizar la sostenibilidad es planificándola y poniendo a las personas al centro de la agenda del desarrollo. A nivel mundial, los estados han reconocido ampliamente la importancia que tienen las dinámicas de población y el rol que juegan los desafíos del cambio demográfico. Estos insumos revelan datos esenciales para dar respuestas oportunas a las tendencias de población, tales como las áreas en las que se está progresando, dónde están las verdaderas necesidades y cómo prever lo que está por venir.

Durante los últimos 30 años, el UNFPA, Fondo de Población de las Naciones Unidas, ha jugado un papel importante, asistiendo a los países en el desarrollo de sus capacidades en la recolección y análisis de data, participando en el diálogo que se genera a nivel nacional, regional y global. Los insumos que proporciona, contribuyen a la generación de políticas sólidas, que redundan en una mejor calidad de vida para las personas.

El trabajo del UNFPA, Fondo de Población de las Naciones Unidas, es fundamental para el cumplimiento de las metas trazadas por la comunidad internacional en términos de erradicar la pobreza y alcanzar el desarrollo sostenible. Esto implica tomar en cuenta factores como el creciente número de jóvenes, el envejecimiento de la población, la migración interna e internacional, la urbanización y los temas relacionados a la fertilidad.

Los gobiernos tienen la necesidad de recabar información, monitorear y analizar las tendencias demográficas para poder incorporarlas a todos los aspectos de la planificación nacional. Como resultado, se genera la voluntad política que le brinda al estado las herramientas para poder enfrentar las necesidades actuales y futuras de su población.

Se estima que la población total de América Latina y el Caribe superará en el 2015, los 630 millones de personas, aproximadamente el 8.6% de la población mundial, a pesar de que la región ocupa el 13.5% de la superficie del planeta.

Nuestro Desafío

América Latina y el Caribe es una región joven, en  la que el promedio de edad es de 29 años y medio, muy similar al promedio mundial. La distribución poblacional es predominantemente urbana y se estima que actualmente el 80% de la población de la región reside en ciudades.

La región presenta una gran diversidad de patrones. Estos imponen retos específicos para las políticas públicas, tanto económicas como sociales.  De allí la importancia de considerar las implicaciones del cambio demográfico en el diseño, implementación y evaluación de las políticas públicas.

Las políticas de promoción del desarrollo, reducción de la pobreza e inclusión social deben promover la igualdad de oportunidades y derechos entre hombres y mujeres. Para ello, se requiere la voluntad de promover mayores niveles de educación, empleo y protección social, e incorporar mecanismos que garanticen el acceso universal a la salud, incluidos los servicios e insumos de salud sexual y reproductiva.

El reto central del análisis del vínculo existente entre población y desarrollo consiste en traducir la información producida por los países a través de los censos, las encuestas de hogares y los registros administrativos, en evidencia que permita mejorar los diseños de las políticas para el desarrollo inclusivo y sostenible de las poblaciones de la región.

Para el Fondo de Población de las Naciones Unidas, se han identificado los siguientes factores como claves dentro del desafío en materia de población y desarrollo:

Desigualdad Socioeconómica: En América Latina y el Caribe se presentan los mayores niveles de desigualdad socioeconómica del mundo. Los diferentes ritmos de transición demográfica han dado como resultado estructuras poblacionales desiguales. Los grupos con mejores condiciones socioeconómicas viven más y controlan su fecundidad, mientras que las personas pobres, indígenas y afrodescendientes, con menor nivel educativo y residentes en áreas rurales tienen más hijos y menor esperanza de vida.

Desarrollo del Potencial de la Juventud: Crear condiciones para que las y los jóvenes puedan desarrollar plenamente su potencial, en medio de un acceso desigual entre capacidades y  oportunidades. También existen retos asociados con la participación e inserción laboral, así como los efectos asociados con los fenómenos de la migración y la violencia, que impiden una efectiva contribución de los jóvenes al progreso de nuestra región.

Desigualdades en el Ámbito Reproductivo: El acceso a anticonceptivos modernos, el embarazo en adolescentes, y el acceso a servicios de salud sexual y reproductiva de calidad son algunas disparidades que representan un reto para América Latina y el Caribe.

La Oportunidad

La región vive un momento en el que la proporción de personas entre 15 y 60 años (población dependiente) crece de manera sostenida, en relación con la de personas menores de 15 y mayores de 60 años. Esta etapa de transición coloca a la región en el momento del llamado “bono demográfico”, donde el porcentaje de población en edad de trabajar y producir es más que el doble que la población dependiente.

Para sacarle ventaja a esta situación, se requiere contar con las capacidades adecuadas y la creación de oportunidades, que permitan que la sociedad optimice los beneficios que representa tener una mayor proporción de población con capacidad para trabajar, producir, ahorrar e invertir. Esto implica que se debe contar con más recursos para invertir de manera sostenida en la juventud y en las políticas sociales que mejoren las condiciones, por medio de una nueva estructura y composición de la población.

Nuestra Estrategia

El UNFPA busca fortalecer las políticas nacionales y las agendas de desarrollo internacional a través de la integración del análisis basado en evidencia sobre las relaciones entre las dinámicas poblacionales, el desarrollo sostenible, la salud y los derechos sexuales y reproductivos, el VIH y la igualdad de género.

Para lograrlo se han trazado los siguientes propósitos:

  1. Fortalecer las capacidades nacionales de producción y diseminación de datos de calidad desagregados sobre temas de población y desarrollo que permitan el mapeo de las disparidades demográficas y las desigualdades socio-económicas.
  2. Incrementar la disponibilidad de evidencia basada en análisis rigurosos e innovadores sobre las dinámicas poblacionales, la salud sexual y reproductiva, VIH y sus relaciones con la erradicación de la pobreza y el desarrollo sostenible.
  3. Fortalecer la capacidad de formulación e implementación de políticas basadas en el enfoque de derechos, género, e interculturalidad que integran evidencia sobre las dinámicas poblacionales, la salud sexual y reproductiva, VIH y sus relaciones con el desarrollo sostenible.

El UNFPA, a través de su experiencia y trabajo de abogacía, pone a disposición de los países los insumos necesarios para cumplir con los compromisos que han asumido, como el Programa de Acción de Población y Desarrollo después de 2014 y  los Objetivos de Desarrollo Sostenible en la Agenda Post 2015.

Los servicios de información, educación y comunicación sobre la temática de población y desarrollo, a través de diversas plataformas de asistencia técnica, le permiten a los tomadores de decisiones, a los grupos organizados de la sociedad civil y a la ciudadanía, comprender la importancia de los fenómenos poblacionales y la forma cómo estos crean oportunidades para el desarrollo.

Con la asistencia del UNFPA, se logra la formulación y revisión de legislaciones en materia de población, así como el diseño de políticas públicas cónsonas con nuestros tiempos, en donde lo más importante es garantizar que cada persona, especialmente las mujeres, jóvenes y adolescentes, cuenten con las herramientas necesarias para desarrollar su potencial y vivir en plenitud.  

Más Destacados