Usted está aquí

Declaración entre organismos sobre la violencia contra las mujeres y las niñas en el contexto de la COVID-19

El Secretario General instó a todos los gobiernos a hacer de la prevención y la reparación de los actos de violencia contra las mujeres y las niñas una parte fundamental de sus planes naciona­les de respuesta ante la COVID-19. Hubo 146 Estados miembros y observadores que respondieron a ese llamamiento con una declaración en la que expresaron su firme apoyo. Como sistema de la ONU, seguimos dedicándonos a poner fin a la violencia con­tra las mujeres y niñas, y estaremos preparados para apoyar las iniciativas que respondan a ese llamamiento.
 

“He hecho un llamamien­to a poner fin a la violencia en todas partes, ya mismo. Pero la violencia no se lim­ita al campo de batalla. Para muchas mujeres y niñas, la mayor amenaza se cierne sobre ellas en el lugar en el que deberían sentirse más seguras: en su casa.”- António Guterres,Secretario General de la ONU

 

Comprendiendo la importancia de este tema en el contexto mundial y regional y como parte integrante de esta labor, el PNUD comparte la declaración interinstitucional y las seis esferas críticas de acción

  1. De manera urgente y flexible, poner fondos a disposición de las orga­nizaciones de derechos de las mu­jeres y reconocer su papel como primera línea de respuesta.
  2. Apoyar a los servicios sanitarios y sociales para que continúen sus obligaciones de atención a las so­brevivientes de violencia contra las mujeres y sigan estando dis­ponibles, en particular para aquel­las personas que probablemente queden relegadas  
  3. Garantizar que los servicios para sobrevivientes de violencia contra las mujeres y las niñas se consid­eren servicios esenciales, que se mantengan abiertos y que cuent­en con recursos, y que se pongan a disposición, en particular, de aquellas personas que probable­mente queden relegadas
  4. Dar prioridad a la respuesta poli­cial y judicial
  5. Aplicar medidas de prevención
  6. Recopilar datos únicamente si son absolutamente necesarios y que se utilizarán para mejorar los ser­vicios y programas, y se puedan cumplir las normas éticas y de se­guridad