Usted está aquí

Mecanismos de protección financiera para asegurar insumos de Salud Sexual y Reproductiva

Los países de América Latina cuentan con diferentes estrategias para asegurar la sostenibilidad financiera de las asignaciones para insumos de Salud Sexual y Reproductiva. En este informe se presentan tres mecanismos identificados en tres países para reducir las dificultades de su sostenibilidad:

I. Blindaje presupuestario, que garantiza a través del marco legislativo vigente que el gobierno mantenga cada año la asignación de recursos financieros para la adquisición de anticonceptivos.

II. Fuente de financiación vinculada, que no solo establece un compromiso de gasto en insumos de Salud Sexual y Reproductiva, sino que especifica de dónde deben provenir dichos recursos.

III. Fondo rotatorio específico, que se alimenta a través de la venta de insumos de Salud Sexual y Reproductiva por parte del gobierno nacional a los gobiernos locales, destinando lo recaudado exclusivamente para la adquisición de nuevos anticonceptivos.

A través de un relevamiento del aseguramiento de insumos en todos los países de la región, se identificaron tres experiencias de protección financiera. Paraguay implementó un blindaje presupuestario, Guatemala incorporó una fuente de financiación vinculada y Bolivia creó un fondo rotatorio. Este documento analiza cada uno de estos casos y evalúa su capacidad de contribuir a la sustentabilidad del aseguramiento de insumos de Salud Sexual y Reproductiva. En los tres casos se verifica que el mecanismo de protección financiera incorporado contribuyó a garantizar asignaciones crecientes de recursos y, de esta forma, colaboró con la conquista de mejores indicadores de Salud Sexual y Reproductiva.

Los tres mecanismos involucran requisitos y condiciones para su implementación. Enmarcar la protección financiera dentro de un esfuerzo integral para el aseguramiento de insumos, así como extenderla a toda la cadena de suministros en lugar de limitarla solo a la compra, constituye un requisito común a las tres modalidades. A su vez, el blindaje presupuestario y más aún, la incorporación de una fuente de financiación vinculada, requieren de una efectiva abogacía y de la promoción del diálogo político en el cual la construcción de alianzas con organizaciones de la sociedad civil constituye un punto de apoyo. En cuanto a la construcción e implementación de un fondo rotatorio específico, resulta fundamental la conformación de un entorno de cuasi-mercado en el que se implemente la venta de insumos desde el nivel central a los niveles locales del sistema de salud.