Usted está aquí

¿Cuáles son las oportunidades para reafirmar la centralidad de los derechos de los pueblos indígenas?

CIUDAD DE PANAMÁ, Panamá - En el marco de las contribuciones de Naciones Unidas para abordar el conocimiento y el análisis de las medidas adoptadas por los países frente a la situación provocada por la pandemia del COVID-19, se presenta el Informe El impacto del COVID-19 en los pueblos indígenas de América Latina-Abya Yala: entre la invisibilización y la resistencia colectiva, que integra una serie de cinco documentos que analizan los impactos de la crisis sanitaria en grupos de población en situación de mayor vulnerabilidad.

Estos documentos han sido elaborados por el CELADE – División de Población de la CEPAL junto con las oficinas regionales de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO); la Entidad de las Naciones Unidas para la Igualdad de Género y el Empoderamiento de las Mujeres (ONU-Mujeres); la Organización Internacional del Trabajo (OIT); el Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA); el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF); la Organización Panamericana de la Salud (OPS/OMS); el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), y el Fondo para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas de América Latina y el Caribe (FILAC) y gracias a la contribución de la Deutsche Gesellschaft für Internationale Zusammenarbeit (GIZ) de Alemania. Con este documento se persigue apoyar a los países en la lucha contra la pandemia y sus efectos en grupos altamente sensibles. En el caso particular de este informe, su elaboración se llevó a cabo en el marco de las actividades del Grupo Interinstitucional Regional sobre Pueblos Indígenas de América Latina y el Caribe (GIRPI).

En este informe "El impacto del COVID-19 en los pueblos indígenas de América Latina-Abya Yala: entre la invisibilización y la resistencia colectiva" se señala que la histórica exclusión y marginación política y económica de los más de 800 pueblos indígenas existentes en la región se ha visto acentuada como resultado de respuestas estatales insuficientes a la crisis, que no han considerado debidamente los derechos colectivos de estos pueblos y que han tenido una escasa pertinencia cultural.

Esta serie de cinco documentos, además de examinar información disponible, proponen líneas de acción en sinergia con los Diálogos virtuales: Impactos del COVID-19 desde la perspectiva de población y desarrollo llevados a cabos durante el segundo semestre de 2020, los cuales continuarán en el 2021. Los diálogos virtuales fueron concebidos como una instancia para la reflexión y el intercambio de experiencias y aprendizajes en torno a las principales dificultades y desafíos que están enfrentando los gobiernos para paliar los efectos de la crisis sanitaria –en especial para atender a los grupos de población en situación de mayor vulnerabilidad–, así como socializar iniciativas y mejores prácticas implementadas, y promover mecanismos de cooperación entre los países que permitan brindar respuestas coordinadas frente a la crisis del COVID-19. Los informes, que se publican en sendas versiones en español e inglés, están asociados a los temas de la Conferencia Regional sobre Población y Desarrollo (CRPD).

En este marco, se ofrece un panorama sintético de la situación de los pueblos indígenas de la región ante la pandemia. Se analizan tanto las respuestas estatales como las de los propios pueblos indígenas a la crisis y se formula una serie de recomendaciones para superar la postergación de estos pueblos en la gestión de la pandemia, poniendo sus derechos colectivos en el centro.

Lee el informe completo aquí