Usted está aquí

Debemos empoderar a las mujeres y las niñas para que reclamen su autonomía corporal, afirman dirigentes

NACIONES UNIDAS, Nueva York – “Cuando tenía 15 años, me iban a casar por la fuerza con un sujeto al que nunca había visto”, relató Rachana Sunar a un público embelesado durante un debate virtual en el marco del sexagésimo período de sesiones de la Comisión de la Condición Jurídica y Social de la Mujer (CSW65). "Sin que me permitieran participar en la toma de decisiones sobre mi propia boda, se me pedía que me preparara para casarme".

No obstante, la Sra. Sunar (a diferencia de, aproximadamente, una de cada cinco niñas en todo el mundo que son casadas mientras todavía son niñas) pudo negarse. "No estaba lista. Mi cuerpo no estaba listo para casarme, llevar una vida sexualmente activa y tener hijos a partir del momento en que me casara, así que me negué". Ese poder para tomar decisiones sobre el cuerpo y el futuro propios nos pertenece a todas las personas, manifestó la Sra. Sunar al dirigirse panel, que fue convocado para reunir apoyo para los esfuerzos orientados a hacer realidad la autonomía corporal de las mujeres y las niñas en todo el mundo.

La defensora Marie-Lou Nahhas visita una sala de maternidad en Etiopía. Allí se reunió con parteras y otras personas que trabajan para poner fin a la mutilación genital femenina y empoderar a mujeres y niñas. Imagen cortesía de Marie-Lou Nahhas.


La defensora Marie-Lou Nahhas visita una sala de maternidad en Etiopía. Allí se reunió con parteras y otras personas que trabajan para poner fin a la mutilación genital femenina y empoderar a mujeres y niñas. Imagen cortesía de Marie-Lou Nahhas.

Se les niega su poder

Panelistas del evento, como Gabriela Rodríguez, Directora del Consejo Nacional de Población de México, la Dra. Salma Nims, Secretaria General de la Comisión Nacional Jordana para la Mujer, y Diene Keita e Ib Peterson, Directores Ejecutivos Adjuntos del UNFPA, reflexionaron sobre una amplia gama de prácticas nocivas, actos de violencia y normas sociales aceptadas que socavan la autonomía corporal.

"Según datos, una de cada tres mujeres es víctima de violencia, y eso es terrible", subrayó Fatma Bulić, joven defensora de la juventud en Bosnia y Herzegovina. "Debemos aprender a amar nuestros cuerpos desde temprana edad".

"A millones de mujeres y niñas se les niega el derecho a tener voz en asuntos sexuales, a decir sí a la anticoncepción y a tomar sus propias decisiones en materia de salud. Este debe convertirse en un mundo en el que el cuerpo de cada mujer y cada niña sea verdaderamente propio”, dijo la Dra. Natalia Kanem, Directora Ejecutiva del UNFPA, en una declaración grabada.

Se puede lograr

Lograr un mundo con esas características requerirá trabajo simultáneo en una variedad de esferas, desde educar a las jóvenes en torno a sus cuerpos y derechos, hasta reformar políticas que no prevengan o enfrenten adecuadamente la violencia basada en el género, o bien apoyar a las comunidades para que adopten prácticas de género más equitativas.

Se puede lograr, aseguró Catarina Furtado, Embajadora de buena voluntad del UNFPA, que ha visto a mujeres y niñas empoderadas a través de la información y los servicios. "He visto el poder, la fuerza de convertirse en dueñas de sus propios destinos, de usar la iniciativa para exigir el servicio que quieren y necesitan", recordó.

"Creo que todas y todos tenemos que hacer lo que nos corresponde a fin de escuchar, compartir, empoderar y proteger las voces de las mujeres de todo el mundo", exhortó Sara ElGamal, cineasta que creó la campaña "Una parte de mí", destacando los esfuerzos de las mujeres por poner fin a la mutilación genital femenina en sus propias comunidades. Imagen cortesía de Sara ElGamal. 


"Creo que todas y todos tenemos que hacer lo que nos corresponde a fin de escuchar, compartir, empoderar y proteger las voces de las mujeres de todo el mundo", exhortó Sara ElGamal, cineasta que creó la campaña "Una parte de mí", destacando los esfuerzos de las mujeres por poner fin a la mutilación genital femenina en sus propias comunidades. Imagen cortesía de Sara ElGamal. 

“Como ejemplo, en Kutupanong, el mayor campamento de refugiados del mundo, en uno de los espacios para mujeres del UNFPA, conocí a Hasina, una niña casada embarazada que estaba recibiendo información sobre planificación familiar, embarazo y parto seguro a la que nunca antes había tenido acceso. Hasina estaba compartiendo la información con otras niñas, abogando para que pospusieran sus matrimonios y planificaran sus familias para poder permanecer en la escuela".

Al igual que Hasina, la Sra. Sunar también se convirtió en apasionada defensora de las niñas, y trabajaba con el UNFPA y otros asociados para alcanzar a miles de personas con su mensaje sobre la eliminación del matrimonio infantil y la promoción de los derechos de las niñas.

Buscando líderes

Este tipo de esfuerzos (no solo para empoderar a las personas para que ejerzan sus derechos, sino también para que se conviertan en líderes en la defensa de la autonomía corporal) deben aumentarse drásticamente.

“El acceso a la información es parte integral de la ayuda a las mujeres y niñas para que comprendan sus derechos de salud sexual y reproductiva, especialmente en lo que se refiere a la autonomía corporal”, afirmó Justina Kehinde, defensora feminista que ha hablado con frecuencia sobre cuestiones de autonomía corporal.

"Podemos construir una generación de mujeres líderes", dijo Marie-Lou Nahhas, actriz y otra defensora de las cuestiones de autonomía corporal. "Enseñarlas a expresar sus necesidades y deseos y a actuar con plena libertad. Debemos colocarnos unas al lado de las otras y sanarnos mutuamente”.

Lee la versión en inglés