Usted está aquí

El drama vivido por la niñas y adolescentes hondureñas “Es cosa D2”

TEGUCIGALPA, Honduras - Karen, una adolescente de 14 años, vive junto a su familia en una de las colonias marginales de la periferia de Tegucigalpa (Honduras). En las mañanas estudia y en las tardes regresa a casa donde -casi siempre- encuentra a su tío consumiendo licor y tabaco. Su mamá trabaja como enfermera en una clínica privada y hace turnos dobles para mantener económicamente el hogar.  Generalmente Karen teme llegar a casa pues percibe que desde hace un tiempo las miradas de su tío hacia ella han cambiado por gestos de acoso e intentos de acceso carnal violento.

 

Esta escena hace parte de uno de los ocho relatos de la miniserie de televisión hondureña “Es Cosa D2”, una producción del Gobierno de Honduras, con la colaboración estratégica del Fondo de Población de las Naciones Unidas, UNFPA, encaminada a reducir los embarazos de niñas y adolescentes entre los 10 y los 18 años.

 

La miniserie que se transmite en alianza con 70 canales de televisión de Honduras, fue realizada en el marco del Plan Multisectorial en la Prevención del Embarazo en Adolescentes y responde, de manera creativa y lúdica, a la necesidad de crear conciencia y narrar abiertamente la situación que afrontan las jóvenes del país en temas relacionados con desigualdad de género, prácticas machistas, violencia sexual, abuso de poder y embarazo adolescente.

 

De acuerdo con los datos oficiales de la Encuesta Nacional de Demografía y Salud 2011-2012, la Tasa Específica de Fecundidad para las adolescentes entre 15 y 19 años, era de 101 nacimientos por cada 1,000 mujeres, la segunda más elevada de América Central.

 

En esta materia, el Gobierno de Honduras ha logrado importantes avances en la generación de conciencia entre la comunidad frente a este tema. Con la orientación técnica de UNFPA, no solo ha conseguido que más de 2 millones de adolescentes hondureños semanalmente vean junto a sus padres la serie, sino que hablen de forma clara y abierta sobre los métodos anticonceptivos, la prevención del embarazo y la violencia sexual; los derechos, y la salud sexual y reproductiva.

 

Historias basadas en hechos reales


El elenco lo conforman más de 100  hondureños de diferentes edades, quienes con sus interpretaciones reflejan las consecuencias
de los matrimonios  y embarazos tempranos.
Crédito de la fotografía: UNFPA Honduras

La miniserie “Es Cosa D2” es un verdadero reflejo de la realidad. Historias como la de Karen, Yossie, Azucena, Marta, Elena y Yazira -nombres dados a cada capítulo de 45 minutos- muestran la situación de cientos de adolescentes hondureñas que cada día enfrentan hechos que violan sus derechos.

 

Para entender la dimensión de los dramas vividos en carne propia por las adolescentes, Cleary Campos actriz de 17 años quien dio vida al personaje de Azucena, manifiesta que participar de la serie fue todo un reto. Interpretó a una niña de 16 años del área rural que muere durante al parto de su hijo.  “Este personaje me permitió comprender la situación que viven niñas y jóvenes de comunidades lejanas donde no hay información sobre sexualidad, ni uso de métodos anticonceptivos para la prevención de embarazos no deseados. Conocer esta realidad me hizo crecer como persona”.

 

Pero el embarazo adolescente no es la única situación difícil que afrontan las jóvenes hondureñas. Otras historias de la miniserie reflejan la compleja cotidianidad que les impone el diario vivir. Es el caso de Marta, una niña de 13 años que vive en uno de los valles más productivos y pintorescos de la zona noroccidental de Honduras.  La situación de pobreza no solo le impide estudiar, sino que la somete a una realidad hostil en la que prevalecen las relaciones de poder y la violencia intrafamiliar.

 

Un cambio hacia la responsabilidad compartida

Entre otras temáticas, los guiones de cada capítulo abordan las causas y consecuencias del embarazo adolescente y el ciclo intergeneracional de la pobreza. Esto significa que reflejan las dificultades que los jóvenes en situación marginal tienen para avanzar y mejorar su estatus socioeconómico, en relación con el de sus padres.

 

Además, muestran contenidos de tipo educativo con entrevistas a profesionales de diversas áreas para que puedan ser empleadas en acciones de prevención del embarazo adolescente, la igualdad de género, los derechos y la salud reproductiva de jóvenes y adolescentes.

 

“En suma, las historias son una oportunidad para generar un cambio de mentalidad entre los jóvenes y sus padres. Es importante entender la responsabilidad compartida del embarazo”, explicó Mildred Tejada, miembro del programa de comunicación para el Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA), de Honduras.

 


La serie está basada en hechos de la vida real y fue filmada en contextos rurales y urbanos de Honduras para reflejar la realidad, la belleza y la diversidad étnica del país.
Crédito de fotografía: UNFPA Honduras

Justamente, para crear conciencia sobre esta responsabilidad, el Gobierno de Honduras solicitó al Ministerio de Educación que la serie sea de carácter obligatorio para los estudiantes entre los 10 y los 19 años de las escuelas públicas y privadas del país.

 

Hansel Dayana Gómez, una niña de 12 años que cursa el octavo grado, dice que ha aprendido sobre los riesgos que acarrea un embarazo temprano y la necesidad de comunicarse mejor con su mamá, “ya no tengo miedo, ni vergüenza de hablar sobre la sexualidad y los cambios que iré teniendo”.

 

En otras situaciones, los canales de televisión que transmiten la serie han recibido llamadas denunciando casos de violaciones y violencia intrafamiliar. Las actrices que la protagonizan también han recibido llamadas de auxilio de adolescentes que viven situaciones similares a las de los capítulos.

 

De momento el embarazo en adolescentes sigue siendo un tema preocupante. Tiene en sus determinantes la falta de acceso a servicios de salud de calidad y la educacion, incluida la educación sexual integral. Asimismo, la violencia basada en género contribuye al aumento de embarazos forzasos en adolescentes menores de 15 años.

 

Para Cecilia Maurente, representante del UNFPA en Honduras, “el embarazo en adolescentes es una prioridad nacional, que refleja la desigualdad y la pobreza. Requiere de una respuesta multisectorial y multidimensional, en la que la educacion integral de la sexualidad a nivel formal y no formal, es un pilar para que adolescentes y jóvenes alcancen su pleno desarrollo. Experiencias innovadoras, como la serie Cosa de 2, permite romper estereotipos que perpetuan la violencia hacia las mujeres, niñas y adolescentes”.

 

Por su parte la Primera Dama de Honduras, Ana García de Hernández, “los y las adolescentes y jóvenes son agentes de cambio. Representan una fuerza capaz de transformar el hoy y el mañana. Merecen ambientes positivos y mejores oportunidades”.

 

Actualmente, UNFPA y el Gobierno Nacional aplican una encuesta en línea dirigida a adolescentes. La información obtenida no solo servirá para determinar si la población objetivo ha comprendido el mensaje y el cambio de prácticas, sino que facilitará información para la construcción de herramientas de intervención de programas comunitarios de educación sexual.

 

Lee aquí sobre cómo fue recibido el primer capítulo de esta serie en Honduras

Visita las páginas de Facebook e Instagram de la serie

Mira el trailer y los capítulos aquí