Usted está aquí

Los hombres tienen que ser parte de la solución en la reducción de la violencia basada en género

BUENOS AIRES, Argentina - La crisis sanitaria por COVID-19 reveló un aumento de la violencia basada en género en América Latina y el Caribe. Solamente en Argentina, se registraron 251 feminicidios, travesticidios y transfeminicidios durante 2020, según la Oficina de la Mujer de la Corte Suprema de Justicia. Mientras que entre marzo y septiembre, durante el período de aislamiento, las llamadas a la Línea Nacional 144 por violencia de género aumentaron un 18%. 

Las cifras más recientes del Observatorio de Igualdad de Género de la CEPAL reporta al menos 4,640 casos de feminicidios para 18 países de América Latina y 6 del Caribe, solamente en 2019. Esta es una problemática que afecta la región y en países como Argentina se han tomado medidas para involucrar a los hombres en la reducción de estas cifras. 

“Si son parte del problema, tienen que ser parte de la solución”

Desde 2016, la provincia de Córdoba cuenta con el Centro Integral de Varones y durante la cuarentena de 2020, El Ministerio de Mujeres de la provincia de Córdoba y UNFPA Argentina profundizaron su trabajo de prevención integral de las violencias, involucrando a los varones: realizaron la primera investigación sobre los servicios de atención en la provincia y desarrollaron un curso orientado a profesionales de toda la región para la asistencia integral a varones que ejercen violencia de género.

“En un primer momento, los organismos internacionales y nacionales se preocuparon por proteger a las mujeres víctimas de violencia y sancionar a los varones que la ejercen. En la actualidad, sin embargo, hay consenso acerca de que para prevenir la violencia contra las mujeres y esforzarse por erradicarla se requiere participar a los varones y generar tratamientos integrales, también para ellos”, aseguró la Ministra de la Mujer de la Provincia de Córdoba, Claudia Martínez.

La investigación analizó las intervenciones antes y durante la cuarentena, incluyendo la atención a varones que ejercen violencia. Los resultados arrojaron que 99% de los usuarios llegan a la institución por una orden de la Justicia, ante hechos jurídicamente consumados de violencia hacia sus parejas. También se descubrió que casi la mitad de los usuarios tiene entre 30 y 45 años y 89% de los varones denunciados conviven con sus denunciantes. 

En cuanto a los tipos de vínculos que los denunciados manifiestan tener con las denunciantes, se trata en su mayoría de relaciones de ex parejas (42%), seguido por parejas actuales (34%) y en menor medida, relaciones matrimoniales (4%). Con respecto al tipo de violencia denunciada, 37% de los casos fueron violencia psicológica y 26%, violencia física/psicológica.

“Si los varones son quienes ejercen la violencia, es decir quienes crean el problema, tienen que ser parte de la solución. Y mientras seguimos trabajando por el empoderamiento de las niñas, las adolescentes y las mujeres tenemos que poder lograr que los varones, en una primera instancia, reconozcan que están ejerciendo violencia, para luego crear las condiciones para el cambio”, explicó Mariana Isasi, Oficial de Enlace de UNFPA Argentina.

Impulsar una  política para trabajar con varones que ejercen violencia en Argentina

Con el objetivo de ampliar esta línea de trabajo se creó un curso virtual de posgrado Asistencia integral a varones que ejercen violencia de género que cuenta con la certificación del Ministerio de la Mujer del gobierno de la Provincia de Córdoba, la Red de Universidades por la No Violencia y el Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA). El éxito de la convocatoria da cuenta de lo relevante y necesario que resulta este abordaje no sólo en Argentina sino también en otros países de la región. La edición 2021 tuvo más de 6 mil personas inscritas incluyendo participantes de Bolivia, Brasil, Chile, México, Colombia, Costa Rica, Ecuador, El Salvador, Guatemala, Honduras, Paraguay, Perú, República Dominicana y Uruguay.

El fuerte predominio de personas entre 25 y 34 años (40%), evidenció un fuerte interés de profesionales jóvenes en la búsqueda de nuevas herramientas. El género declarado por las personas inscritas fue, en su gran mayoría mujeres (85%), y en menor medida varones (11,52%). 

“En Córdoba hemos desarrollado una política de estado de prevención y abordaje de las violencias de género y los femicidios, y dentro de esa política, además de la asistencia a las mujeres, hemos creado una línea de trabajo con varones que busca prevenir la violencia y la reincidencia. Para eso, contamos con un servicio especializado en atención a varones que ejercen violencia y un curso virtual en la temática destinado a equipos territoriales y profesionales que quieran tener un abordaje amplio e integral sobre la violencia de género”, aseguró la Ministra de la Mujer de la Provincia de Córdoba, Claudia Martínez.

El impacto de este curso y de las investigaciones de UNFPA buscan apuntar a brindar herramientas y conocer cómo poder apoyar a la reducción de la violencia basada en género e incluir a los hombres dentro de las soluciones para alcanzarlo. 


* Texto por: María Isabel Guelfo.

Edición por: Guadalupe Natareno.