Usted está aquí

'Tenemos deseos sexuales': Mujeres jóvenes con discapacidad demandan acceso a información y servicios

Para Anisia Byukusenge, la violencia de género es la mayor amenaza para las mujeres y las niñas con discapacidad visual. Si ella experimenta violencia de género, como mujer ciega no siente confianza en que pudiera acceder a la justicia.

"Mi testimonio sería inútil. El agresor sabe que no le ocurrirá nada", Byukusenge, miembro del Consejo Nacional de Personas con Discapacidad de Ruanda, dijo en mayo en una conferencia sobre derechos de salud sexual y reproductiva para jóvenes con discapacidad en Johannesburgo, Sudáfrica.

Hoy, 3 de diciembre, es el Día Internacional de las Personas con Discapacidad, un día para reconocer las demandas sin resolver de esta población. En todo el mundo, los derechos de las personas con discapacidad se ven erosionados tanto por la discriminación como la falta de acceso a servicios de salud sexual y reproductiva.

Sin la información que necesitan, a las personas con discapacidad a menudo les cuesta navegar el sexo y las relaciones de forma segura, lo que es deja vulnerables a la violencia de género. De hecho, muchas mujeres con discapacidad son diez veces más propensas a sufrir violencia de género que mujeres sin discapacidad. Los niños y jóvenes con discapacidad enfrentan cuatro veces más violencia que los que no tienen discapacidad.

El Fondo de Población de las Naciones Unidas para América Latina y el Caribe (UNFPA), creó la Estrategia VIP que son orientaciones para promover los derechos de las personas con discapacidad. Este documento propone lineamientos generales para orientar las acciones de asistencia técnica y cooperación regional con base en el modelo social de la discapacidad propuesto por la CDPD y en el marco de la Agenda 2030 y los Objetivos de Desarrollo Sostenible, el seguimiento a la Plataforma de Acción de El Cairo y al Consenso de Montevideo sobre Población y Desarrollo, así como las lecciones aprendidas por UNFPA y sus equipos técnicos en el trabajo con ésta y otras poblaciones excluidas y discriminadas.

Somos seres humanos

Muchos creen que los jóvenes con discapacidad no necesitan información sobre salud sexual y reproductiva. A menudo son vistos como incapaces de tomar decisiones sobre sus propio cuerpo. Esta percepción tiene que cambiar, urgen los activistas.

"La mayoría del tiempo se asume que las mujeres con discapacidad son asexuales, y que no quieren planear sus familias o tener niños", dijo Lizzie Kiama, directora de la organización keniana Thisability. Esa es la razón por la cual los proveedores de servicios sanitarios no se molestan en dar información sobre derechos sexuales y reproductivos a las mujeres con discapacidad. Y cuando lo hacen, la información no es ni comprensiva ni inclusiva.

"Las mujeres con discapacidad siguen siendo seres sexuales, con sentimientos sexuales", afirmo la sudafricana Hlobisile Masinga. "[Pero] el personal sanitario no nos informan porque no creen que vayamos a tener sexo".

"Somos seres humanos. Queremos tener una familia. Yo quiero tener una familia algun dia. Quiero tener un marido e hijos", dijo Sithembile Mabuza de Eswatini.

Las mujeres y jóvenes con discapacidad son expertas en sus propias necesidades

Para extender la protección contra la violencia de género y la salud sexual y reproductiva a todos los jóvenes, en todos los lugares, un informe de UNFPA de octubre de 2018 insta a terminar con el estigma y la discriminación, incluyendo el mito de que los jóvenes con discapacidad no están interesados en el sexo y son incapaces de tomar decisiones sobre su cuerpo. El informe también contiene unas pautas a seguir para que los servicios de salud sexual y reproductiva sean más inclusivos y accesibles para mujeres y jóvenes con discapacidad.

Las pautas urgen a los proveedores de servicios sanitarios que siempre pregunten a la persona con discapacidad si necesita un servicio porque "las mujeres y jóvenes con discapacidad son expertas en sus propias necesidades, en las barreras que enfrentan y los acomodos que necesitan para tener igualdad de acceso a los servicios". Aunque las pautas fueron bien recibidas, los activistas reunidos en Johannesburgo apuntaron que deben ser completamente implementadas para efectuar un progreso real.

"Si realmente implementamos lo que está en las pautas y todas las acciones requeridas a los distintos actores... realmente podremos tener una solución para muchos de los retos que enfrentamos", dijo Selawem Tsenga, del Departamento de Necesidades Especiales del Ministerio de Educación de Etiopía.

Byukusenge aseguró que las personas como ella se merecen ilusionarse con un futuro en que sus derechos sean defendidos: "Nosotras, las mujeres y jóvenes con discapacidad, nos merecemos dignidad, nos merecemos vivir sin cualquier tipo de violencia. Esto no es un favor, lo juro, es completamente nuestro derecho."